Mensaje de error

Notice: Undefined offset: 1 en counter_get_browser() (línea 70 de /home/nutriceperu/public_html/sites/all/modules/counter/counter.lib.inc).

La Nutrición y su compromiso con el Alzheimer

La Nutrición y su compromiso con el Alzheimer

Licenciada  Jenny Garcia Borda -Peru

 

 

El Alzheimer es una enfermedad cerebral que causa problemas con la memoria, la forma de pensar y el carácter o la manera de comportarse, siendo esta enfermedad una forma NO normal del envejecimiento que interfiere con la vida cotidiana del individuo. El Alzheimer representa del 60 al 80 por ciento de los casos de la demencia.

 

Una creciente evidencia indica que factores de riesgo en enfermedades vasculares como diabetes, obesidad y presión alta y colesterol alto, también pueden ser factores de riesgo para Alzheimer y la demencia.

 

Específicamente, los científicos están encontrando nuevas evidencias que podrían relacionar la

diabetes tipo 2 con la Enfermedad de Alzheimer ( EA ).

 

Los pacientes con EA tienen un alto riesgo de desarrollar desnutrición energético–proteínica, en pacientes hospitalizados con esta enfermedad la desnutrición está presente hasta en el 50% y se ha asociado con aumento de infecciones, úlceras por presión, fracturas de cadera, disfunción cognitiva, anemia.

 

 Algunos problemas que se presentan y que influyen sobre el estado nutricional son:

 

  • La pérdida de la independencia, dificultad para orientarse y desórdenes en el comportamiento para comer,
  • Disminución de peso y redistribución del tejido adiposo,
  • Disminución de masa muscular,
  • Pérdida de agua corporal y de densidad ósea;
  • Gastritis, deterioro de los sentidos del gusto y olfato, son aspectos que ocasionan deficiencias nutricionales.

 

La Alimentación es Vital en el Equilibrio del Organismo

 

La Alimentación como tratamiento preventivo inicia en los primeros años de la vida. Es indudable que nutrirse bien es una condición esencial no sólo para conservar la salud, sino también para recuperarla.

 

Considerar:

 

►Consumo de Nutrientes Antioxidantes, que se encuentran en frutas,  

    vegetales, pescados, aceite de oliva,  té verde, chocolate, vino.

 

►Rescatar procesos tradicionales de cocción: vapor.

 

►Evitar el consumo de productos industrializados.

 

►Implementar una serie de ejercicios cardiovasculares, de acuerdo

    a cada caso.

 

►Eliminación del uso del tabaco, ya que favorece una mala     

   oxigenación celular.

 

►Suplementación con micronutrientes esenciales para favorecer la   

       función cerebral: vitaminas del Complejo B, Vit C, entre otras.

 

¨QUE TU ALIMENTO SEA TU MEDICINA Y TU MEDICINA SEA TU ALIMENTO¨

Hipócrates.