Mensaje de error

Notice: Undefined offset: 1 en counter_get_browser() (línea 70 de /home/nutriceperu/public_html/sites/all/modules/counter/counter.lib.inc).

La obesidad ya es tan grave como el hambre

Suena extraño, pero la obesidad se convirtió en un problema mucho más grave que la desnutrición. Las consecuencias del sobrepeso ya son cuestión de Estado. Eso es lo que dirá hoy un informe de las Naciones Unidas. En el mundo hay 1.300 millones de personas con exceso de peso, que se traducen en múltiples enfermedades, y que derivan en 3 millones de muertes anuales.
Olivier de Schutter, relator de la ONU sobre alimentación, asegura que el 65 por ciento de la población vive en países donde la obesidad “mata a más personas que la falta de peso”.
No sólo los países del primer mundo tienen obesos, la malnutrición crece en todos lados, sobre todo en el tercer mundo. La ONU directamente pide que haya legislaciones para ciertas publicidades que afectan la salud, como las de las leches de sustitución de leche materna, o de jugos y gaseosas para chicos. Y va más allá: sugiere gravar su consumo y usar los recursos para concientizar el consumo de frutas y verduras.
La obesidad y el sobrepeso no sólo son motivo de discriminación. A la larga conllevan a lo que se conoce como enfermedades no transmisibles: diabetes, problemas cardiovasculares de todo tipo, hipertensión, complicaciones del sistema óseo y desórdenes metabólicos.
“Ya sabíamos que la malnutrición superaba a la desnutrición. Pero que lo diga la ONU con tanta claridad es un dato político. Supone poner el tema en agenda y le da carácter de obligación a los gobiernos”, dice Sergio Britos, nutricionista de la Universidad de Buenos Aires y uno de los mentores del programa “Nutrición 10, Hambre 0”, en la que participan 1.500 organizaciones no gubernamentales del país, y que justamente apunta a pensar no sólo en el hambre sino fundamentalmente en una mejor nutrición para todos.
“Las estadísticas son conocidas y dicen que en el mundo el 18% de la población está desnutrida, y el 30% tiene sobrepeso u obesidad. Pero que la ONU empiece a meterse en el tema es muy importante”, opina Mónica Katz, especialista en nutrición y autora del libro No dieta. “Hacemos hincapié en la responsabilidad individual, y es una mirada ingenua pensar que el hombre puede solo. Comer es un placer inmediato, mientras que comer bien es un beneficio a largo plazo. No se puede contra el mercado, el marketing y las empresas. La agroindustria, las universidades y los gobiernos deben unirse para regular los mercados. Se podrían poner impuestos a ciertos alimentos y subvencionar a otros, como las leches, las frutas y las verduras”, agrega Katz.

“Nos fuimos al otro extremo”, opina Edgardo Ridner, presidente la de la Sociedad Argentina de Nutrición. Si el hambre es de los pobres, la obesidad también. Y va de la mano del pan y los fideos. “Esto quiere decir que no sólo se debe aumentar la producción de alimentos sino que hay que mejorar su distribución”, dice Ridner, que elogia la labor del Ministerio de Salud pero pide que se incorpore la materia “hábitos saludables” a la curricula escolar.
“El sobrepeso y la obesidad son uno de los problemas del momento. Lo más preocupante es que la tendencia es creciente, como en todo el mundo”, plantea Sebastián Laspiur, director de Promoción de Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles del Ministerio de Salud. Habla de las múltiples causas de la epidemia: los cambios en la forma de vida, las nuevas tecnologías, el sedentarismo, el aumento de consumo de comidas rápidas y la baja en el consumo de frutas y verduras. Da cuenta de los programas existentes y las guías que están próximas a salir: de kioscos saludables, de ambientes de trabajo saludables, de promoción y prescripción de la actividad física. “Son recomendaciones pero pretendemos que se transformen en normas”, dice. Laspiur es partidario de regular ciertas cuestiones, como la publicidad de los alimentos no saludables. “Pero está claro que el tema excede la cartera sanitaria”, advierte.
Fuente:
Lic. Nutrición CECILIA FERRÉ NUTRICE