Mensaje de error

Notice: Undefined offset: 1 en counter_get_browser() (línea 70 de /home/nutriceperu/public_html/sites/all/modules/counter/counter.lib.inc).

Armonizando el síndrome metabólico

Las personas con SM duplican el riesgo de complicaciones cardiovasculares en un período de 5-10 años comparadas con individuos sanos.
Introducción
El síndrome metabólico (SM) es un complejo de factores de riesgo cardiovascular y de diabetes que se encuentran interrelacionados. Estos factores incluyen hiperglucemia, hipertensión arterial, hipertrigliceridemia, valores bajos de colesterol HDL y obesidad abdominal.
El SM no sólo es frecuente en la población sino que está en permanente aumento y esto se debería a la mayor tasa de obesidad y al sedentarismo.
A nivel público es necesario realizar campañas de educación en la población fomentado una alimentación adecuada y la actividad física. A nivel clínico se debe identificar a las personas con SM y reducir sus factores de riesgo.
Si bien existe consenso sobre el SM y sus implicancias, no hay criterios unificados para su diagnóstico y sus componentes.
Por otra parte, se han propuesto varias definiciones clínicas del SM que no contribuyen a aclarar el panorama y además existe controversia sobre si el SM es un conglomerado de síntomas o una mezcla de fenotipos independientes. El SM se encuadra mejor dentro del primer concepto (conjunto de factores o síntomas que con frecuencia se presentan juntos y cuya causa no está determinada). Las personas con SM duplican el riesgo de complicaciones cardiovasculares en un período de 5-10 años comparadas con individuos sanos. Esto se debería en parte al aumento del estado protrombótico y proinflamatorio. Más aún, el SM aumenta hasta 5 veces el riesgo de diabetes tipo 2.
La primer definición del SM fue propuesta en 1998 por el comité de la World Health Organization (WHO). Este comité enfatizó el aumento de resistencia a la insulina considerándolo como componente imprescindible del SM.
Por lo tanto, según el criterio del WHO para considerar el SM era necesaria la presencia de aumento de la resistencia a la insulina más dos factores de riesgo adicionales como la obesidad, la hipertensión, la hipertrigliceridemia, bajos valores de colesterol HDL, o microalbuminuria. Las personas con diabetes tipo 2 no estaban excluidas del diagnóstico de SM.
En 2001, el National Cholesterol Education Program Adult Treatment Panel III(ATPIII), modificó el criterio anterior, estableciendo que para el diagnóstico de SM no era necesaria la presencia de aumento de la resistencia a la insulina y añadió que eran necesarios 3 de los siguientes 5 factores: obesidad abdominal (que suele estar altamente correlacionada con aumento de la resistencia a la insulina), hipertrigliceridemia, valores bajos de colesterol HDL, hipertensión arterial e hiperglucemia en ayunas.
En 2005, la International Diabetes Federation (IDF) y la American Heart Association/National Heart, Lung, and Blood Institute (AHA/NHLBI), trataron de reconciliar los diferentes criterios. Para la IDF, la obesidad abdominal era un factor imprescindible en el diagnóstico de SM y la simple medición de la circunferencia abdominal bastaba para establecer la presencia de obesidad abdominal. Para la AHA/NHLBI, la presencia de obesidad abdominal no era imprescindible. Además, no se unificó el concepto de obesidad abdominal ya que para la IDF la circunferencia abdominal debía tener = 94 cm en los hombres y = 80 cm en las mujeres, mientras que para la AHA/NHLBI, los puntos de corte fueron = 102 y 88 cm, respectivamente.
Recientemente, la IDF y la AHA/NHLBI aunaron esfuerzos y determinaron que la obesidad abdominal no era un criterio imprescindible y que bastaba con la presencia de 3 de los 5 factores que figuran en la Tabla 1. Según los criterios de dicha tabla la mayoría de los pacientes con diabetes tipo 2 tienen SM.
Fuente: IntraMet.